Sé libre de las relaciones tóxicas

Updated: Jun 23



Nada nos enferma tanto como insistir en amar a alguien que nos hiere. Sin embargo, me atrevería a asegurarles que la mayoría de quienes nos hieren lo hacen sin la intención real o el conocimiento pleno de que nos están hiriendo. Pero ahí están, tomando decisiones, rompiendo pactos, hablando de nosotros a nuestras espaldas. Y ahí estamos nosotros, justificándolos.


En el primer capítulo de mi libro “Hablemos de las Relaciones Saludables”, resalto algunos puntos importantes acerca del perdón. Y el más me confronta es: El perdón no siempre restaura una relación rota. Porque pienso que el perdón es un acto que nos libera a quienes perdonamos. Es como decir, “sí me hiciste daño, pero ya no me debes nada”, y le dejas ir. Pero quizá se nos hace difícil perdonar una herida fuerte y grande, porque en el fondo sabemos que antes de esa herida existieron muchas otras pequeñas heridas que pasamos por alto o que perdonamos.


Perdonamos más fácilmente a aquellas personas que queremos que permanezcan en nuestra vida.


Y aquellas que queremos olvidar y cuya herida fue muy fuerte y profunda, se nos hace aún más difícil. Pero entonces, si tuviéramos que escoger a quiénes perdonar y a quiénes no (sabiendo que lo más saludable sería poder perdonar a todos), ¿cómo podríamos escoger a quiénes vamos a perdonar y conservar en nuestra vida?


La salud emocional es esencial para tu salud física y tu estabilidad en el manejo de tus emociones.


He conocido más personas en relaciones tóxicas que la cantidad de personas solteras queriendo tener pareja. Quizá se nos ha enseñado tanto que tenemos que enamorarnos, casarnos y tener hijos, que nos ha movido a conformarnos con “lo que hay” o hasta aceptar relaciones que más que relaciones parecen “situaciones”.


La razón principal por la que entramos en relaciones tóxicas es por desconocimiento. Porque no hemos aprendido a identificarlas. O en ocasiones, no tenemos el valor de aceptar cuán tóxicas son para nosotros estas relaciones.


Hay diferentes tipos de relaciones tóxicas. Quizá la más conocida es la co-dependencia. Pero también podemos encontrar relaciones que están basadas en mentiras, que les cuesta ser honestos el uno con el otro y prefieren usar las mentiras para evitar ser confortados. Relaciones pasivo-agresivas, en las cuales no hay muchas peleas, pero en su conducta pasiva le dejas saber al otro “vas a pagar por lo que me dijiste o me hiciste”. Relaciones donde constante hay una lucha de poder que puede llevarnos a la violencia.


Sin embargo, la realidad de las relaciones tóxicas es que significa “no ser libre”. Podrás identificar una relación tóxica cuando te des cuenta que no puedes ser libre de mostrarte de la manera humana que eres y esto te afecta en las demás relaciones que tienes. Te sientes triste, abrumado, cansado, y desconoces por qué te sientes así. Cuando física o emocionalmente te sientes atado, esta es una relación que debes evaluar. El amor es voluntario y es intencional; y en una relación, debe ser mutuo.



Erika Michael es especialista en relaciones saludables, trabajadora social, autora y estudiante de Maestría en Sexualidad.

No se permite la publicación total o parcial de este contenido sin previa autorización. El contenido de este blog es educativo para fomentar el desarrollo de relaciones saludables. Si deseas mentoría personalizada, haz tu cita.




322 views

© 2018 Erika Michael. All Rights Reserved.

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle