• Erika Michael

Todos podemos ser agresores, todos podemos ser víctimas




Hace pocos días se difundió en las redes sociales un video en el cual el expelotero venezolano Danry Vásquez golpeaba fuertemente a su pareja en aquel entonces. Mis redes sociales se encendieron en comentarios y reacciones. Por supuesto, también realicé mis expresiones en mi cuenta personal. Donde narré lo que este video me hacía recordar.


Ver este video y sentir de nuevo en mi piel esa horrible sensación cuando mi pareja me amenazó con hacerme daño si volvía a decir algo delante de su cliente, recuerdo sus gritos encerrados en su guagua pickup. Recuerdo más aún, cuando me dijo: “y límpiate esas lágrimas, que no quiero que te pregunten qué te pasa cuando lleguemos”. Tenía solo 19 años y no tenía ni idea de cómo debía tratarme un hombre.

A cualquier persona con un mínimo gramo de empatía, unas imágenes como estas le pueden alterar todo el sistema. Pero dentro de todo este fervor de emociones, hay algo que me inquieta aún más. Y es precisamente leer muchos de los comentarios tan faltos de tacto, de amor, de respeto y de solidaridad, de un bando y del otro. Algunas personas aún en este siglo aseguran que si la mujer no denunció el maltrato o permaneció al lado de su pareja siendo malratada es porque “le gusta que le den”, porque ” es acomplejada y necesita un hombre que la valide”.


¿Qué estás haciendo tú?


Nuestos comentarios de rabia y enojo hacia el agresor también fueron la orden del día. Sentir enojo es sumamente normal; indignación, también. Pero, ¿en qué estamos contribuyendo en la sociedad para que este tipo de eventos deje de existir? ¿Creemos que nuestros comentarios poco edificantes ayudan en algo? ¿Sabías que tú también podrías ser agresor?

Necesitamos mayor educación y más ejemplos de relaciones saludables.


Daniel Goleman explica en su libro La Inteligencia Emocional que cuando sentimos coraje, la fuerza circulatoria se concentra en nuestras manos con el fin de poder defendernos y golpear. Esto no es una justificación, aclaro, pero tengan en cuenta que este es tan solo un reflejo de nuestro cuerpo según nuestra “memoria ancestral”. En algunas terapias de manejo y control de la ira se le invita al paciente a romper hojas papel o algún otro objeto para concentrar e identificar su emoción y aprender a manejarla.


Si existen agresores, existen víctimas, porque indiscutiblemente un efecto ataca al otro. Pero les cuento, esto no tiene para nada que ver con género. Hemos recibido casos de hombres siendo golpeados por su pareja, incluso casos de abuso sexual por parte de una mujer a un hombre. No obstante, el porcentaje de violencia sigue siendo mayor por parte del hombre a la mujer.


Hemos sido educados en violencia, y tristemente hemos reprimido al varón y evadido la opción de que este pueda manifestar sus emociones desde pequeño y por lo tanto, al estar expuesto, poder manejarla.


Por otra parte, ¿realmente piensas que una persona que permanece en un ciclo de violencia es porque quiere? ¡NO! Para nada. Yo permanecí durante poco tiempo, que para mí pareció una eternidad. Siempre agradezco que salí de esa relación mucho antes de recibir una agresión que pudo haberme matado. Pero las agresiones emocionales, esas heridas permanecieron abiertas durante mucho tiempo sin saberlo. Y en respuesta, yo también fui agresora.


Y quizá tú también sin darte cuenta. La Ley 243 del 2014 (en Puerto Rico) designa violencia en el noviazgo incluso como: celos obsesivos, revisar el celular de tu pareja o sus cuentas digitales personales sin autorización, ofensas, agresión física, entre otros.

Así que si has desarrollado una relación co-dependiente o donde no hay confianza y si han llegado a la agresión física o sexual, estás ahí. Seas tú quien sufras la agresión o quien no ha sabido manejar sus emociones dañinas en relación a su pareja.

En tal cual sea tu caso, ¡podemos ayudarte! Y referirte al servicio que corresponda de manera confidencial para que puedas emponderarte y mejorar tu relación. También recibe información GRATIS a través de esta plataforma.


Solicita tu taller para grupos de jóvenes sobre prevención de violencia en el noviazgo.



WhatsApp  1-787-907-1012

© 2018 Erika Michael. All Rights Reserved.

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle