• Erika Michael

Amar sin aferrarse


Las relaciones terminan, incluso aquellas que son saludables.


Photo by Glaysianne Aquino on Unsplash

Las buenas relaciones son como esas series de televisión que no queremos que terminen, que incluso vemos una y otra y otra y otra vez. No me sorprende que estemos tan aferrados a la idea de tener una pareja.


No nos hace más débiles el anhelar y desear compartir nuestra vida junto a alguien. Es por esto que pasamos tantos momentos de nuestra vida tratando de encontrarnos unos con otros. Recuerdo momentos en los que intencionalmente me arreglaba, me vestía con mis mejores galas e iba a algún evento con la intención clara de encontrar pareja. Y el resultado siempre fue el mismo. Eso de ir a las tiendas a comprar algo con las especificaciones pre-diseñadas en nuestra mente casi nunca funciona. Así que era igual, siempre salía con la misma tonta idea de que no conocería al "indicado".


Técnicamente, hay millones de personas a quienes podrías conocer en todo el mundo y con quien podrías desarrollar una relación. Eso tampoco debe alentarte a intentar relacionarte con todos.


¿Es posible amar sin aferrarse?

Creo que es un gran reto lograrlo.


Cuando veo y escucho las historias de parejas que llevan años juntos en una relación saludable, veo que hay varios factores que se repiten en todas:


  • Complicidad: Son los mejores amigos de su pareja. Incluso, son capaces de poner en manos de su pareja sus asuntos más importantes y confiar que estarán seguros. Tienen sus propios chistes, y conocen sus viejas historias, aun aquellas no tan agradables. Sin embargo, no dejan de respaldarse uno al otro. Siempre apoyan a su pareja.

  • Paciencia: Han aprendido a escuchar al otro y perdonar. Además, han aprendido a no exigir un cambio, sino a provocarlo. Son ese tipo de pareja que no pierden tiempo en peleas sin sentido, cuando pueden usar su energía en hallar caminos nuevos para guiar su relación. Valoran esos momentos juntos en los que pueden detenerse y sonreír, mirar a su pareja a los ojos y decirle, "gracias por todavía estar aquí".

  • Compromiso: El compromiso es lo que más asusta, sin embargo, el compromiso es lo que muchas veces nos mueve a permanecer. Deciden permanecer, no porque tienen la obligación. Verás, debemos tener cuidado con definir compromiso.

Un compromiso es una promesa y una promesa es un ejercicio de voluntad.

Otro factor importante dentro de las relaciones es el tiempo. He conocido parejas que llevan largos años de relación, y su afirmación es casi siempre la misma: "ya no imagino mi vida sin mi pareja". Pero no ocurre normalmente en una relación que apenas comienza.


La definición de aferrarse proviene de abrazar con fuerza. Y eso puede parecer "romántico" para algunos, pero consideremos una relación que apenas comienza. ¿Será saludable abrazarnos con fuerza a una idea de una relación que aún no está formada? No debemos intentar darle vida a algo que no está formado. Aferrarnos significa ignorar todas las circunstancias que nos pueden afectar en una relación. ¿Cuántas veces nos aferramos a una relación donde solo nosotros estamos enamorados?


Cuida tu corazón. No te aferres a las relaciones. Ama, déjate amar, pero no pierdas la esencia de quien eres tú. Eres libre. La libertad suele sonar "rebelde". Pero en realidad la libertad es una de las palabras más bellas dentro de una relación, porque sabes que libremente estás siendo amado, no por obligación. 


Ama, pero cuidate de no aferrar tu vida a una relación donde no eres amado.




220 views
WhatsApp  1-787-907-1012

© 2018 Erika Michael. All Rights Reserved.

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle